Basics of Ink Dispensing Inkroom

Dosificación de tinta: lo básico

Para los impresores que trabajan con tintas «líquidas» -flexografía, huecograbado y serigrafía-, la dosificación de tinta es una forma rápida, eficaz y fiable de crear los «colores directos» exclusivos de una marca.

Muchos propietarios de marcas dependen de colores únicos para crear un envase reconocible y una fuerte identidad de marca. Los proveedores de envases pueden comprar estos colores ya mezclados al proveedor de tinta, o pueden producirlos ellos mismos mezclando diferentes colores.

Cuando se utilizan procesos de flexografía, huecograbado y serigrafía, los colores directos son una forma fiable de reproducir colores únicos sin problemas. Los colores directos se producen mezclando varios tonos para obtener el color deseado y son relativamente fáciles de corregir. Se necesita una unidad de impresión independiente para imprimir cada color directo.

Ink blending

¿Qué es una fórmula de color?

Para fabricar un color directo, se necesita una «fórmula» (o «receta»): los ingredientes adecuados en proporciones exactas, medidos en peso, para obtener la precisión exigida por los propietarios de las marcas. Esos ingredientes pueden incluir:

  • colores base con pigmentos – para conseguir el tono, la luminosidad y la intensidad correctos
  • barnices, endurecedores y aglutinantes – para aportar características técnicas
  • agua o solventes

Ejemplo:

Supongamos que el color de una marca de refrescos es un naranja especial que debe imprimirse en una caja de cartón. Su fórmula es: 45% de barniz, 30% de rojo y 25% de amarillo. Suponemos que se necesitan 20 kg para un trabajo en una máquina de impresión de banda ancha. Las cantidades de cada ingrediente de tinta de color necesarias para la fórmula serían las siguientes:

Ingrediente% RequerimientoCantidad necesaria para un trabajo de 20 kg
Barniz459 kg
Rojo306 kg
Amarillo255 kg

Los impresoras pueden obtener sus fórmulas de tres maneras:

  • crear las fórmulas uno mismo, pero esto requiere mucho ensayo y error, y trabajo manual
  • medir los colores con un espectrofotómetro y crear la fórmula mediante un software especial, como el de X-Rite o Datacolor
  • obtenerlas de su proveedor de tintas (es la forma más fácil y común)

¡Sea consistente con sus ingredientes base!

Tenga en cuenta que cada proveedor de tintas tiene fórmulas especiales para sus series de tintas. Por lo tanto, para obtener colores directos precisos con la misma fórmula, debe utilizar las tintas del mismo proveedor para sus ingredientes base. Por eso, también debe buscar una asociación a largo plazo con un proveedor de tintas que le asegure la consistencia de los colores.

Cómo mezclar los colores

Hay dos maneras de que un impresor haga los colores en casa:

  • Mezclar manualmente los colores
    Algunos especialistas en color de las imprentas pueden mezclar (y corregir) los colores a ojo, pero la mayoría utiliza una balanza. Esto es lento, da lugar a un gran desperdicio de tinta, requiere mucha mano de obra y puede hacer que se pierda tiempo de producción. La calidad suele ser incorrecta en el primer intento, lo que exige correcciones. Para mejorar este proceso, se puede utilizar una báscula en combinación con un ordenador de control con software de gestión de tinta. Este sistema dimensiona la fórmula seleccionada hasta un tamaño de lote deseado, calcula el peso individual de cada ingrediente de la fórmula y, a continuación, guía al operario a través de un proceso de pesaje controlado paso a paso.

¿Qué es un sistema de dosificación de tinta?

El sistema de dosificación automática dosifica la cantidad exacta de color de tinta especial, mezclada a partir de una serie de tintas conectadas. Cuenta con un ordenador de control con una interfaz de usuario y una estación de dosificación. Debajo del cabezal con las válvulas de dosificación hay una báscula, en la que se colocan los cubos vacíos: se trata de un sistema «gravimétrico» que registra todas las cantidades dosificadas en kilogramos.

Ink dispensing

Las válvulas neumáticas del cabezal de dosificación están conectadas con mangueras y bombas a los contenedores, cada uno de los cuales se llena con un «componente base»: un color o barniz que puede utilizarse como ingrediente. El tamaño del contenedor depende de lo que se imprima y de la longitud de la tirada: pueden ser cartuchos o cubos de 20 L para etiquetas, o bidones de 200 L o incluso contenedores de 1.000 L para envases flexibles y cartón de mayor volumen.

¿Y cómo funciona?

Imaginemos que una imprenta recibe un pedido de impresión de cajas de cartón, para esa misma marca de refrescos de nuestro ejemplo anterior. El operario busca el color naranja adecuado en la lista de fórmulas de la interfaz de usuario e introduce el peso requerido.

Una vez introducido el trabajo de dosificación, el ordenador comienza a dosificar cada ingrediente para conseguir ese color naranja especial. Cada contenedor con los ingredientes seleccionados se activa uno por uno: las válvulas de sus mangueras de conexión se abren durante un tiempo determinado, de modo que una cantidad precisa de cada ingrediente base (el barniz, el rojo y el amarillo en nuestro ejemplo) se bombea al cabezal de dosificación y al cubo. La activación de las válvulas con una precisión de fracciones de segundo permite dosificar cantidades precisas de tinta, con una exactitud de 1g (o más ajustada si se solicita) y, a su vez, alcanzar objetivos de color precisos.

Dosificación gravimétrica frente a volumétrica

En un caso imprevisto de sobredosis de uno de los ingredientes, los sistemas equipados con una balanza reconocen automáticamente la sobredosis y calculan qué cantidad de los otros ingredientes se puede dispensar adicionalmente, para alcanzar el objetivo de color requerido.

Este bucle de retroalimentación automática para garantizar la precisión del color es una de las principales razones por las que los sistemas de dosificación gravimétrica se utilizan en la impresión industrial, en lugar de los dosificadores que funcionan por volumen que se pueden encontrar en las tiendas de pintura y de bricolaje.

Las máquinas de tintado volumétrico no incluyen una balanza de pesaje y no tienen esta capacidad de retroalimentación y corrección. Por lo tanto, estos equipos no satisfacen las exigencias de consistencia del color de los propietarios de las marcas.

Después de dosificar y mezclar cada ingrediente, el cubo de tinta está listo para la máquina de impresión. La operación para hacer un color directo debería durar sólo unos minutos. Simplemente repita este ciclo para las demás colores directos de su trabajo.

Tintas de retorno de producción

En flexografía y huecograbado, se deja una cantidad de tinta en los tinteros o en las mangueras de conexión al final de la tirada. En la rotativa de banda ancha de nuestro ejemplo, puede ser de unos 7 kg por estación de impresión.

En un próximo blog explicaremos cómo estas tintas de retorno pueden reutilizarse en trabajos repetidos, o incluso mejor, reciclarse en nuevos trabajos con otros colores.

¿Desea más información?

Regístrese aquí para recibir periódicamente actualizaciones de este blog. También puede ponerse en contacto con nuestro equipo de ventas para plantearles cualquier consulta, escribiendo a la dirección de correo electrónico info@gsedispensing.com o llamando al teléfono +31 575 568 080.

Menú